Notas:

19.10.16

VÁYASE EL MUERTO A LA SEPULTURA Y EL VIVO A LA CONJURA

Esa rata de alcantarilla de eta llamada "la tigresa" (menudo nombre para una rata), cuyo "mérito" consiste en haber matado a 23 personas y que en su día fue condenada a 1500 años de prisión, le ha sido concedido, como premio y reconocimiento a sus muchos crimenes, un permiso de varios días para salir de prisión, con la bendición y el beneplácito del fiscal y el juez.

Por lo visto esta rata ya había tenido otros permisos anteriormente, dicen que para sacar el permiso de conducir, que como es sabido y conocido, es un documento imprescindible en la cárcel.

Si España fuese un país medianamente normal esta rata ya habría sido ejecutada a garrote vil o fusilada, desde el mismo momento en que fue apresada, pero como no somos ni un país, ni normal, ni no normal, pues aquí vale todo. Se hace el paripé de un juicio con una condena de miles de años y al cabo de poco tiempo se pone en la calle al criminal a la vez que se apalea a dos guardías civiles y aquí paz y después gloria, es decir  el muerto, al hoyo, y el vivo, al bollo.

Dado que tenemos los políticos y los jueces que tenemos, tal vez deberiamos ir pensando en encerrarlos a todos en prisión para poner fin a eta y a tanta canallada política y judicial.