Notas:

10.2.17

COSAS DE MEIGAS

Ayer tarde revisando los cajones de mi mesa me encontré más o menos con un millón de euros. Digo más o menos porque aun no he terminado de contarlos.  Juro que no sé quién ha puesto allí ese dinero; yo desde luego no he sido porque si fuera cosa mía, semejante cantidad de euros la habría puesto a buen recaudo y no me habría olvidado de su paradero. Será cosa de meigas.

Esto que me ha ocurrido a mi por lo visto es muy frecuente. Incluso la propia policía se encuentra cosas perdidas por los cajones, como me ocurrió a mí, aunque yo no soy de la familia Pujol.  Otras veces, como en el 11M aparece una mochila-bomba, perdida por alguna comisaria (de esas mochilas modernas de ahora  que tienen dos patas, caminan solas y van y vienen por donde quieren). Pero también puede darse el caso contrario, es decir, que desaparecen cosas. Y aquí también puede ser cosa de meigas.

Por mi parte, ¿qué quereis que os diga?. En las meigas yo no creo, pero haberlas, haylas.